Qué hábitos adquiridos durante la cuarentena se volverán parte de nuestra vida: los pronósticos de 68 referentes

Memo consultó sobre la "herencia" de la cuarentena a referentes de los tres poderes del Estado, actores sociales, economistas, exgobernadores, empresarios, protagonistas del sector público, privado y religioso, intendentes, periodistas y escritores. Un amplio despliegue de interpretaciones y pronósticos que sirven de herramienta para un nuevo inicio.

Equipo Memo

Llevamos más de un mes viviendo bajo un sistema de encierro en el que, cada tanto, nos avisan qué cuota nueva de libertad o confinamiento tendremos, pero nunca se nos puede asegurar por cuánto tiempo. Aún así, en esta prisión light que pesa sobre toda la población, como respuesta al merodeo de un coronavirus al que se ha acordado llamar covid-19, la resistencia a la parálisis o la hibernación de personas y sectores productivos busca ingeniosas formas de salir virtualmente y actuar.

Al principio el miedo y el desconocimiento, alineó a las mayorías en silencio y dispuestos a acatar. Pronto, surgieron las actitudes desafiantes, reclamos y propuestas para tratar que no toda la actividad económica siguiera cayéndose como un castillo de naipes ante una brisa lenta pero imparable. Y finalmente, el ahogo (en sentido real y metafórico), despertó actitudes rupturistas de aquel pacto tácito de aceptar que el Poder Ejecutivo lo decida todo, pero también invitó al análisis del futuro.

En esto último aspecto, surgieron corrientes distintas en torno al futuro que nos espera: hay optimistas, pesimistas, confundidos sin opinión, precavidos a la hora de decir lo que se piensa en privado y tal vez muchas otras etiquetas. También los que alimentan ilusiones de cambios o quienes con solo reflexionar sobre una "nueva normalidad" pospandemia se hunden en un pozo al que no le ven luz de salida.

No sabemos lo que va a pasar, pero la resiliencia siempre ha hecho lo suyo en la historia de la humanidad. ¿Cuando salgamos a la calle el mundo habrá avanzado hacia un nuevo rumbo, mejor? ¿Todos tendremos actividades que nos permitan el sustento? ¿Cómo serán las relaciones sociales, tras largas semanas de distanciamiento y casi de "miedo al otro" por su potencial capacidad de resultar infectante?

Un importante grupo de personas de distinta actividad, se animó a dejar su pronóstico, pensamiento o disparador, hoy, sobre qué hábitos adquiridos durante este "período especial" -llamémoslo así- podrán prevalecer y con qué carga.

Lo compartimos en una enumeración prácticamente generada por orden de llegada, y en la que recurrimos desde el Equipo Memo a rescatar el sentido clásico de la lectura, sin recurrir a otros estímulos más que a los propios nombres y textos.

Ojalá este ejercicio de pensar en público, en adelante, podamos repetirlo como un salvavidas de la capacidad de análisis. Están todos invitados a leer y, también, a seguir escribiendo.

1- Rodolfo Suarez, gobernador de Mendoza

Creo que aún no sabemos la dimensión del cambio que esta pandemia va a generar en la vida de las personas, pero cambios se van a producir, sin dudas. Seguramente, las relaciones interpersonales serán distintas, como asimismo la forma de trabajo y la de impartir educación. Se verán alteradas las formas y contenidos políticos, filosóficos, económicos y financieros. Toda crisis también implica una oportunidad y, en este punto, hay que señalar el deseo de que la humanidad lo comprenda así y pasemos a transitar los días por venir hacia la construcción de un mundo mejor, una vez que esto pase.

2- Luis Robbio, CEO y cofundador de Belatrix

Un enorme impacto se dará en la educación, que ha sido tan resistente al cambio y no ha usado tantas herramientas tecnológicas. Ahora están forzados a hacerlo, y esto lo veo positivo. En el ámbito laboral, la sorpresa de que hay posibilidades de hacer mucho del trabajo desde la casa, con buenos resultados. En la gestión publica, también se debería sentir el impacto, como en la educación, de que hay tantas cosas que se pueden automatizar y facilitar. Y eventualmente reducir el elefante estatal dándole más participación al ciudadano. El comercio online ha recibido un espaldarazo, pero seguramente no todo quedará a pesar de la gente que no se atrevía a usarlo y ha sido forzada a recurrir a este modo de comercio. ¿Cómo interactuaremos socialmente en el futuro? ¿Fin de los apretones de mano, fin de los besos y abrazos? Esta parte no me gusta, pero puede ser una realidad.

3- Mario Abed, vicegobernador de Mendoza

Una de las consecuencias que deja esta cuarentena como herencia es la capacidad de adaptación del ser humano. Esto nos ha llevado a improvisar el uso de tecnologías a los que no lo teníamos en cuenta y a acelerar cambios a los que venían pregonando por ello. La mayoría de la gente está usando el sentido común. La imaginación dio un vuelco inimaginable. Hemos aprendido a mirar un montón de cosas y sobre todo, al de al lado. Y en el caso legislativo, sesionamos a distancia y conseguimos que la vieja Constitución de 1916 no fuera un escollo, sino todo lo contrario.

4- Celso Jaque, miembro del Directorio de YPF, exgobernador de Mendoza, exembajador argentino en Colombia

Sin lugar a dudas, la pandemia generará que el uso de las TICs sea frecuente en los diferentes ámbitos: home office para la gestión pública y privada. También considero que habrá un incremento de los negocios por internet y un mayor uso de las TICs en el ámbito educacional. Destacó, además, una revalorización del tiempo en familia. (Ver columna aparte).

5- Valentina Terranova, emprendedora digital, titular de Embarca

La pandemia va a acelerar la adopción de tecnología en todos sus ámbitos, como en las finanzas: todos los que se animaron por primera vez al uso de las fintech y del homebanking es muy difícil que vuelvan a hacer una cola en un banco. Van a cambiar hábitos de consumo. Hay quienes predicen que va a aumentar el ahorro, pero debería incrementarse la conciencia en tener fondos reservados para afrontar este tipo de imprevistos. Se presentará también la disyuntiva entre el uso de oficinas y el home office. También va a aumentar el uso de sistemas de gestión online para empresas y pymes. Y muchos han descubierto que se puede ser muy productivo con el home office, por lo que creo que llegó para quedarse, al menos algunos días por semana. ¡La educación es todo un tema! Las startups de tecnología llevan años intentando introducir sus soluciones a colegios, con mucha resistencia. La pandemia los dejó en evidencia de lo atrasados que están en el uso de herramientas tecnológicas. Muchas personas hicieron sus primeras compras por internet en el supermercado y/o en Mercado Libre. Después de la experiencia hay muchos que lo van a adoptar para siempre. (Ampliá el concepto haciendo clic aquí).

6- Raúl Rodríguez, presidente de la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros

Como resultado de la pandemia habrá cambios culturales en el sector público, con un auge en la digitalización de procedimientos, y en lo privado, donde se hará más uso de estos medios virtuales, lo que limitará la concurrencia de personas a las oficinas. En la educación, quedó demostrado que el acceso a la información mediante aulas virtuales funcionó. Y en el comercio, habrá un auge de las compras online. De todos modos, nada de esto servirá si gran parte de la población no tiene acceso a internet o no conoce el funcionamiento de las nuevas herramientas digitales.

7- Daniel Pizzi, rector de la Universidad Nacional de Cuyo

A nivel educativo, esta crisis pone de relevancia la importancia de la formación en competencias, tanto de docentes como de estudiantes. Flexibilidad y manejo de la incertidumbre se convierten en habilidades clave para dirigir, organizar, coordinar y operar. Esta crisis genera un escenario donde el enfoque debe ser botton-up, partiendo de las habilidades y recursos existentes. Se pone en jaque ese concepto de que la Universidad y sus docentes son "dueños del conocimiento y decisores de "los mejores métodos". Reducir la brecha tiene que ver con entender esa característica. Hay que entender el concepto de formación a lo largo de toda la vida, el "life long learning", con la Universidad enseñando siempre, todo el tiempo, para distintas edades, en todos los campos y no sólo con títulos de grado y posgrado. Esto es importante para atender a los sectores más vulnerables y va desde la formación en oficios hasta campuses de verano e invierno sobre temas especiales, espacios de programación, entre otros aspectos. (Ampliá los conceptos haciendo clic aquí)

8- Tadeo García Zalazar, intendente de Godoy Cruz

Con respecto a las nuevas costumbres, en el sector público se intensificará la despapelización, el teletrabajo y las reuniones virtuales vía Zoom o plataformas similares; habrá también un fortalecimiento del trabajo en red de las ciudades. En cuanto al sector privado, el delivery será una modalidad para todos aquellos rubros que lo permitan y también se valorarán más los sellos de sanidad, seguramente serán las nuevas normas ISO de calidad. Por otra parte, habrá un nuevo concepto de hogar como lugar seguro y se aumentarán las obras privadas para adaptar las casas a las "cuarentenas". En relación a la salud y deporte, seguramente tendremos tutoriales para casi todo. Y un nuevo concepto de adultos mayores: prioridad del sistema social y sanitario para 2021. Por último, gracias a la educación remota, ahora se está planteando cómo sería un apoyo escolar a distancia, el nuevo rol del maestro.

9- Julio Cobos, exgobernador de Mendoza, ex vicepresidente de la Nación, actualmente senador nacional

Van a quedar algunos cambios culturales, sobre todo en lo referido a la educación a distancia, donde se avanzó lo que no se había avanzado en años, sobre todo en los niveles primario y medio. No digo que esto vaya a ser la normalidad, pero sí algo para lugares alejados, con inconvenientes para llegar. El sistema se va a ir perfeccionando, lo mismo que en las universidades en donde está muy limitado. Esto facilitará mucho la igualdad de oportunidades también para ingresar a carreras que no están en las cercanías y que demandan un costo que el estudiante y la familia no pueden enfrentar. En el ámbito comercial, las grandes cadenas de supermercados tendrán que adecuar sus estructuras para facilitar y prestar el servicio después de la cuarentena, como hoy lo están haciendo. En materia laboral, los procesos laborales, los tiempos que se pierden en visitas a distintas oficinas, si se desarrollan los mecanismos a distancia, va a tener impacto en el futuro. (Ver columna aparte).

10- José Vargas, director de Evaluecon

Las costumbres, las metodologías van a cambiar considerablemente. En la educación, se incrementará lo virtual por encima de lo presencial, modificándose la estructura de las escuelas en cuanto a pautas históricas. Esta pandemia nos ha permitido que todo sea más virtual y estimo que se potenciarán estos canales. En la gestión pública, habrá dificultades, porque el gasto no disminuye y tendremos meses sumamente complejos a raíz de la caída de la recaudación. En lo privado, habrá que acostumbrarse a una nueva forma de comercio; cambiarán las prioridades, clientes y patrones de consumo. Hay que tener presente que una vez que pase esta pandemia, la economía quedará sumamente debilitada, quizás hoy no se perciba lo que pasará dentro de algunos meses. Muchos piensan en cómo salir de este momento, pero todo el sistema va a sufrir graves consecuencias.

11- Francisco Pérez, exgobernador de Mendoza

Vamos hacia un nuevo orden económico y social que implica distintas necesidades: mayor intervención del Estado en la recuperación de la economía; creación del Consejo Social y Económico; comité permanente de científicos y especialistas en tema sanitario y epidemiológico; mayor presupuestos a entidades como Fuesmen, Banco de Sangre y sistema integrado de Salud; nuevos formatos en la enseñanza y aprendizaje educativo; fortalecimiento de la actividad física y apoyo al desarrollo de actividades culturales; reforma impositiva y laboral; y reforma del sistema financiero. Creo que en ese contexto habrá que profundizar en el desarrollo y aplicación de energías alternativas y aprovechar la capacidad de desarrollo de nuestra industria metalmecanica; fuerte apoyo público a las TIC (tecnologías de la Información y la comunicación ) y vincularse fuertemente con la agroindustria; potenciar acuerdos comerciales con otras regiones o países; desarrollar y diversificar producción agraria con valor agregado; ofrecer nuevas alternativas modernas de transporte público y desalentar el uso del auto particular; desarrollar a mediano y largo plazo el transporte ferroviario de pasajeros y de cargas en todo el país; y una reforma política. (Ver columna aparte).

12- Gabriela Lizana, presidenta de la Asociación de Productores del Este

Superada la pandemia de coronavirus, sería positivo que se mantenga la posibilidad de realizar trámites online en reparticiones públicas que antes no lo permitían, y en las privadas también. Seguramente, en los colegios se valorará de manera positiva el esfuerzo que se hizo por parte de docentes y alumnos para aggionarse en temas informáticos. Destaco también que ojalá perdure la conciencia sobre la importancia que tiene el Estado en algunos aspectos fundamentales, como la salud.

13- Roger Zaldivar, médico oftalmólogo, director del Instituto Zaldivar

Todos los procesos que estaban apareciendo se van a acelerar e iremos rumbo a una digitalización de todo. Durante la pandemia se le perdió el miedo al home office, que en Argentina se dejaba para trabajos específicos; hoy, todos se dieron cuenta que pueden trabajar desde sus casas, y es una tendencia que llegó para quedarse. Por otro lado, comprendimos como médicos, y otros profesionales, que desperdiciamos tiempo y recursos yendo a Congresos para dar una charla y volver, lejos de la familia. Por eso, estimo que habrá menos congreso, reuniones científicas y similares. Sin dudas, la deuda pendiente está en el sector público, que tiene que dar un gran salto en gestión para ser más eficiente, acoplándose a estas nuevas tendencias.

14- Marcelino Iglesias, intendente de Guaymallén

Lo que debería quedar por mucho tiempo es el distanciamiento social, igualmente va a ser difícil de mantener por nuestra idiosincrasia. Vamos a ver  también un país arrasado económicamente, en un mundo muy complicado, y vamos a volver a un consumo más primarios: comida y ropa, principalmente. La gente no va a salir al restaurante y el turismo será una rara avis durante un tiempo, un par de años, aunque ojalá me equivoque. Por otra parte, se aceleró la incorporación de los métodos web para hacer trámites de todo tiempo, y eso es un aspecto positivo.

15- Martha Reale, consultora política, titular de Reale Dalla Torre y Asociados

No está muy claro si habrá o no un cambio profundo en el orden mundial o como sostiene Richard Haass, una aceleración de la Historia misma. Pero sí es concreto que procesos que ya venían precipitándose como la automatización y la digitalización, van a tomar mucho más vigor a partir de ahora. Los cambios que antes de la pandemia estaban previstos que se produjesen en un período de 5 años, ahora podemos esperar que sucedan en el transcurso del próximo año. En muchos aspectos, eso va a ser positivo. Sin embargo, también nos encontraremos ante dificultad que una parte de la sociedad se verá imposibilitada para adaptarse a la misma velocidad que dichos cambios se producen y, por lo tanto, quedarán cada vez más excluidas y al único amparo que pueda proveerle el Estado. Por estos días, estamos asistiendo a una suerte de sustitución del Estado por el Mercado. Dicha sustitución conlleva ingredientes adicionales, que llegan a trastocar las propias reglas del sistema de democracia liberal. En lo personal, espero tenga un carácter de excepcionalidad, porque la historia nos ha demostrado sistemáticamente que esos experimentos han fracasado exitosamente.

16- Germán Perón, presidente de Fénix S.A. (Zummy)

En primer lugar, la pandemia reflejó que los procedimientos que veníamos haciendo y certificado nosotros, como la inocuidad de alimentos, son fundamentales y la sociedad así lo valora. En lo laboral, se pondrá en valor el teletrabajo, utilizando todos los programas y plataformas digitales disponibles. En educación ocurrirá algo similar, potenciando la "escuela remota", lo que más allá del rol de los chicos, cuya mayoría maneja las herramientas digitales, representará un desafío para muchos padres. Como conclusión, espero que todo esto nos sirva para mejorar como sociedad, porque quedó demostrado que cuando se trabaja en conjunto y se hacen las cosas ordenados, los resultados son positivos y beneficia a todos.

17- José Luis Ramón, diputado nacional

En la gestión pública, las normas de la distribución de la riqueza tendrán otro paradigma. A partir de recuperar el norte sobre el Derecho-Seguridad (público), la Salud (pública), la Educación (pública), los servicios públicos y esenciales no podrán ser un "bien de mercado", deberán ser "Servicios esenciales y públicos". En el comercio, seguirá el "Libre Mercado", pero controlado por el respeto de los consumidores y por la competencia para terminar con la concentración económica. En la educación Primaria, la Escuela tiene que ser la puerta de entrada de las políticas públicas, la alimentación y la socialización, y recuperar a través de la jornada extendida el deporte y la consolidación de la Cultura. En Secundaria, deberán aplicarse planes de estudios adecuados para insertar a los jóvenes a la nueva economía. Y la Universidad, deberá apretar el esfuerzo para seguir con la Universidad pública en la manera que también forme por sobre todo con pensamiento crítico.

18- Mauricio Badaloni, presidente de la UIM y de Mendoza Bureau

El comercio está mutando rápidamente y el cliente también ha sabido cambiar. Hay una desestructuración y uso de la tecnología, algo que se venía produciendo y se ha acelerado. A nivel de instituciones privadas, ha servido para trabajar mejor a distancia, en forma conjunta con todas las cámaras territoriales. La tecnología está sirviendo en el fomento de un espacio más colaborativo y quitado la cuestión presencial como un hito relevante: el que se conecta, está jugando en el equipo y se multiplican los temas abordados. Es más dinámico. El trabajo fluye. A nivel educativo, la privada ya venía trabajando en nuevos modelos de aprendizaje que se aceleran y el sector público, igual que el resto del Estado, más aferrados a las estructuras y menos sensibles a la economía, piensan que independientemente de que se pueda financiar, se aferran a la estructura. Allí debería ser más productivo el trabajo y sus resultados. Muchas cosas van a quedar igual que como se venían haciendo, salvo que la Legislatura haga cambios que generen más herramientas de gestión y un achicamiento en el Estado.

19- Elbio Rodríguez, economista y consultor político

Entiendo que superada la pandemia habrá una lenta pero creciente vuelta a la normalidad anterior. Será en una situación de alta complejidad económica que ocupará todas las preocupaciones que se superarán a partir de encontrar los "remedios". Los gobiernos enfrentarán fuertes reclamos de una parte importante de la sociedad que no será fácil de satisfacer.

20- Pablo Salvador, director de la carrera Economía (UNCuyo)

La educación virtual llegó para quedarse. De hecho, desde la Facultad de Ciencias Económicas estamos 100% virtualizados, incluso trabajos finales de carrera se presentan de modo virtual. Seguramente deberán alternarse clases presenciales y a distancia. En cuanto al comercio, la gente se acostumbró a hacer compras por internet y esa comodidad va a querer mantenerse. Con respecto a trámites de impuestos, el país se vio obligado a implementarlos en casi todos los ámbitos y, como todo lo que facilita el día a día de las personas, va a quedarse.

21- Silvia Mercado, periodista y escritora

Claramente, como costumbres dentro de la sociedad, perdurarán las medidas de higiene y distanciamiento que se recomendaron para prevenir los contagios de coronavirus. De la misma manera, podría modificarse el escenario cotidiano en las grandes ciudades por distintas situaciones. Por ejemplo, las personas que se trasladen en transporte público o estén en situaciones de hacinamiento, podrían utilizar barbijos para evitar contagios a terceros.

22- Martín Hinojosa, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura

Los hábitos sociales se verán modificados y con estas modificaciones seguramente seremos más racionales a la hora de consumir, divertirnos y relacionarnos con el medio ambiente. La pandemia nos enseñó que podemos trabajar a distancia, estudiar a distancia, ser prácticos y eficientes; muchos sistemas van a cambiar y tendremos una reasignación de recursos para otros temas antes descuidados y no valorados. El consumo de alimentos y bebidas deberá adaptarse a las nuevas tendencias y reinventarse. Nuestro hogar será un lugar de mayor permanencia y las empresas deberán pensar en este momento de consumo. El Estado tendrá un protagonismo fundamental, antes menospreciado y ahora indispensable para sostener las actividades esenciales como la salud pública y la contención de los más débiles. El rol protagónico que el Estado deberá ejercer para sostener la economía y las empresas del sector privado, mientras dure esta situación, será clave para el despegue del país.

23- Marcelo Colombo, Arzobispo de Mendoza

Lo inédito del tiempo que vivimos nos exigirá respuestas creativas y responsables para cuidarnos y cuidar la vida de todos. En el caso de la Iglesia aquí en Mendoza, siempre insistiremos en nuestro deseo de servir en términos de caridad cristiana y aportar a la formación de grandes consensos para la vida social. No se sale de esta situación solos y todo liderazgo político y social necesitará de discernimientos ampliados con la ayuda de equipos y de la escucha de todas las voces, a través de consejos económicos sociales con amplia participación de todos los sectores. Si la comunicación virtual ha resultado imprescindible en este tiempo, deberá fortalecerse poniéndose al servicio de convocatorias amplias por parte de quienes ejercen el poder.

24- Mario Adaro, ministro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza

La pandemia nos interpeló como sociedad en nuestras conductas, formas de vida y costumbres. Fue mucho más disruptiva y tangible que la tecnología. Sin embargo, la innovación tecnológica impuesta demostró cómo nos puede facilitar la vida y nuestra relación con las instituciones. En el sector público y en particular en la Justicia, nos puede aportar eficiencia y transparencia. Y, a partir de la pandemia, nuevas formas de acceso y litigación. Litigación remota, videoaudiencias, constitución de equipos de innovación y desarrollo propios -tipo Devops-, trabajo en cloud, IA en algunos procesos, mediación en linea.

25- Andrés Vavrik, presidente de la Cámara de Comercio de General Alvear

En la gestión pública, con la pandemia pudimos ver cuántas cosas funcionan sin presencia de un montón de personas que sólo cumplen funciones burocráticas y son improductiva. En lo privado, sirvió para darnos cuenta que con el teletrabajo resolvíamos 600 kilómetros de viaje en media hora: antes íbamos por reuniones al Gran Mendoza y ahora sabemos que todo se resuelve en 30 minutos por Zoom. Por eso, a partir de ahora se viajará menos por cuestiones de negocios. Sobre lo comercial, se consolidará esta nueva forma de consumo utilizando las plataformas digitales y el turismo deberá reinventarse ante un escenario en el que los hábitos serán distintos. Por último, en educación, más allá de las ventajas de la escuela virtual, esto nos acercó a la educación de nuestros hijos y será algo que perdurará.

26- Alberto Carleti, presidente de la Federación Económica de Mendoza y de ProMendoza

El uso de tecnologías digitales y virtuales, tanto para la educación, comunicación y comercio, será una de las metodologías y costumbres que dejará esta situación. Además, el cuidado de los aspectos sanitarios y el uso de protocolos, crecerán y se instalarán en las distintas actividades y procesos. También algunas conductas sociales, como el distanciamiento, saludos o abrazos se verán modificados por un tiempo.

27- Arturo Lafalla, exgobernador de Mendoza

La pandemia ha dejado crudamente al descubierto las enormes desigualdades existentes entre los que tienen mucho y los que no tienen nada; el no cuidado del ambiente o el inmenso grado de contaminación de los recursos naturales; la imperiosa necesidad de la intervención del Estado para restablecer desequilibrios, desigualdades, descontroles y su enorme ineficiencia; la gran irracionalidad de la asignación de cuantiosos recursos para cosas innecesarias (armamentos, elementos suntuarios) y la escasa asignación a cosas indispensables (infraestructura y equipamiento para salud y educación); la irracional desproporción entre lo que se le paga a un futbolista, a un animador televisivo, algunos cargos del Estado, y lo que se paga a un investigador del Malbrán, a un enfermero, o a un docente y tantos servidores/prestadores de bienes y servicios tanto del sector público como privado de los que no podemos prescindir. La pandemia lo puso a la vista, podemos elegir entre si queremos seguir igual o queremos cambiar hacia una sociedad mas igualitaria. (Ver columna aparte).

28- Sergio Marinelli, superintendente del Departamento General de Irrigación

Desde el sector público, esto nos permite analizar qué es lo importante y qué es lo accesorio. En otras palabras, ver en dónde está la burocracia mínima necesaria y donde hay situaciones a mejorar. Sobre el trabajo a distancia, habrá mayor interrelación con otros lugares del mundo para mejorar procedimientos. Y entre empleados, trabajo distribuido con metas que pueden completarse desde la casa, mejorando la productividad y generando un posible ahorro para el sector público. En educación hay mucho por hacer porque la comunidad que tiene mayores inconvenientes es la que está menos preparada para los dispositivos virtuales. Hay que hacerlo con cuidado porque se puede agrandar la brecha.

29- Diego Mémoli, director de marketing, circulación y suscripciones de El Cronista

La división tradicional del trabajo en intelectual y manual seguramente será reemplazada por las categorías de trabajador presencial y trabajador remoto. Seguramente tengamos días en que seremos uno u otro. Posiblemente seamos los dos. ¿Es realmente necesario seguir con una lógica industrial que todos entran a las 9 y todos salen a las 18 colapsando transporte y vía pública? ¿No se puede realizar ingresos programados que distribuyan estos flujos? En el caso de El Cronista ocupamos un piso entero en un edificio de Avenida Colón. ¿Es realmente necesario 1000 metros de alquiler, calefacción, refrigeración, etc.? ¿No es más eficiente programar determinados días de encuentros en un lugar más chico y compartido como son lo co working?. También me pregunto sobre todas las ineficiencias que surgen en supermercados, shoppings, inclusive prestadores de servicio como gimnasios o peluquerías. ¿No se podrán sacar turnos como el médico y tener espacios más pequeños y desestacionalizar la demanda? Cuando uno observa la baja del impacto ambiental, ¿no es hora de que realmente los tramites que estamos obligados a realizar si o si de modo presencial se puedan realizar de modo remoto? (Ampliá los conceptos haciendo clic aquí).

30- Gabriel Fidel, exministro de Economía, diputado del Mercosur

Estar mucho en familia nos ha ayudado a fortalecer vínculos. Estamos aprendiendo la importancia de la responsabilidad en términos sociales, y eso nos ayuda a frenar la propagación del virus y nos va a ayudar en el futuro si lo incorporamos a nuestras vidas cotidianas. La importancia de ser solidarios quizás haga que crezca el voluntariado social. Por otra parte, vamos a salir de la pandemia con un aprendizaje y aceleración del uso de muchas herramientas que en nuestro país no estaban universalizadas: gestiones virtuales o una mayor bancarización. Esta generalización no va a distinguir clases sociales,  pertenencias generacionales ni poblaciones urbanas o rurales, algo que antes no se había dado, lo que generará que crezca mucho más la economía del conocimiento y su penetración e impacto en todos los sectores de la economía. Como este será un fenómeno global, también podremos lograr que crezcan las exportaciones de servicios basados en el conocimiento y la tecnología. Y en esto Mendoza no estará ajena. (Ampliá estos conceptos haciendo clic aquí).

31- Raúl Mercau, economista, exrector de la Universidad Champagnat y exministro de Producción

Estamos en una experiencia inédita por las características, la incertidumbre y la duración. Algunos politólogos piensan que la situación y los hábitos que se están viviendo tienen que ver con una característica del ser humano, que es la adaptación. Es decir que se pueden adquirir ciertos hábitos que no se podrían tener en una situación distinta. En esta posición, los cambios no van a ser permanentes: cuando vuelva la situación normal, el ser humano con su capacidad de adaptación volverá a retomar sus hábitos que corresponden a una situación de no confinamiento. Pero creo que hay algunas cosas que la gente ha experimentado como buenas. Por ejemplo, las posibilidades del delivery o el pedido en línea, que algunos usaban pero que hoy se ha ampliado. Podríamos esperar que aumente la educación a distancia por medios virtuales. (Ampliá los conceptos haciendo clic aquí).

32- Luis Rosales, excandidato a gobernador de Mendoza y excandidato a vicepresidente de la Nación

Con respecto a los cambios permanentes que se puedan producir, creo que se dará en los hábitos, pero es más difícil que suceda en las costumbres, porque son menos epidérmicas y más profundas. Claramente, por un tiempo o tal vez para siempre, en el mundo Occidental vamos a dejar de tocarnos tanto, que era bastante exagerado en los latinos, con los besos o abrazos. Ahora hay una razón epidemiológica a lo que venían pidiendo los movimientos feministas. Las concentraciones masivas tardarán en recuperarse, pero volverán, porque es inherente a la humanidad. Los cambios en la tecnología van a perdurar: hemos descubierto la ventaja en lo personal y en lo colectivo, es más eficiente y cómodo.

33- Rafael Kemelmajer, tecnólogo, titular de Quinto Impacto 

Los que están esperando que todo vuelva a la normalidad, quedarán fuera de juego. Con respecto a la educación, al digitalizarse, se democratiza y permite que millones de personas en el mundo accedan a educación libre, gratuita y de calidad aún fuera de las políticas públicas de los gobiernos. Un análisis similar podría hacerse para el comercio. Finalmente, el cambio no será solo de estrategias o canales o digitalización, sino también de mente: dejar de pensar en términos locales para pensar en términos globales, pasar de esquemas lineales a ecosistémicos, donde no solo debemos entender nuestras acciones desde una mirada global, sino también integrados al resto de los seres con otros niveles de conciencia y una evolución de la economía. Lo que esta sucediendo es una oportunidad hermosa para evolucionar. Sistemas económicos que no se basen en el consumismo, sino en la integración y bien común. (Ampliá sus conceptos haciendo clic aquí).

34- Guillermo Karcher, Oficial de Protocolo del papa Francisco

Es indudable que los aprendizajes adquiridos durante esta pandemia inédita quedarán incorporados, incluso a nivel religioso, aprovechando las nuevas tecnologías para difundir y celebrar el Evangelio.

35- Alejandro Vigil, enólogo de Catena, propietario de Casa Vigil y Chachingo

Va a producirse un cambio cultural muy fuerte de las costumbres en general y algunas en particular. Uno de los puntos fundamentales es la educación y la interacción de los padres y chicos con las instituciones educativas. Es un cambio fuerte, fundamental y para bien. Nos ha llevado a comprender muchas de las cosas que pasan. Tendremos que hacernos cargo de que la escuela ha sido, por muchos años, una guardería, porque vemos que las cosas las pueden hacer bien virtualmente. La gestión pública se va a ver afectada y va a disminuir con los años la burocracia. Todo se podrá resolver más rápido y con un costo mucho menor para el Estado. En la actividad privada, creo que va a haber un cambio en la distribución y logística de los negocios y, sobre todo, del sector alimenticio. Habrá menores costos, pero con más desempleo. (Ampliá los conceptos haciendo clic aquí).

36- Andrés Zavattieri, gerente general del Mendoza Plaza Shopping

Se anticipan cambios que pensábamos que iban a demorar más tiempo. Hoy hay un paradigma de que los adultos no utilizan la tecnología, pero la están usando. Hay una gran oportunidad para achicar el Estado, haciéndolo más eficiente usando todas las plataformas y herramientas digitales, y viendo cómo esa eficiencia genera ahorro que pueda volcarse a los que realmente hoy están generando empleo genuino y transparente. Con un estado más chico y eficiente podemos generar empleo de otra manera, y nuestros gobernantes tienen que asumir este nuevo paradigma. Respecto a los consumidores y el comercio, van a cambiar muchísimo. A los comercios que no se adapten en el corto plazo les va a costar mucho reposicionarse y seguir adelante. El consumidor de los próximos meses va a ser mucho más pensante, más selectivo, más efectivo al momento de realizar su compra. La compra impulsiva difícilmente exista durante un tiempo, va a estar más ligada a las necesidades. El comercio tiene que reinventarse, utilizar sus plataformas digitales, medios de pagos nuevos y evaluar hacia el futuro cómo relacionarse con su consumidor y su cliente. En cuanto a la educación, iremos a un modelo distinto, dejando atrás el esquema que sólo planteaba al docente frente al aula. Nuestros hijos estudiarán de otra manera, incentivando la lectura, la investigación y adaptándose a las épocas modernas.

37- Diego Sehinkman, periodista, escritor y psicólogo. Conductor de "Solo una vuelta más" por TN

Crecerá el teletrabajo y las video reuniones. Se terminarán de instalar entre nosotros las plataformas que lo permiten. Es una práctica que ya existía, especialmente en audio, pero que ahora se generalizará. Gente menos afín a la tecnología termina de dar el paso y se aggiorna. Una buena parte de nuestras relaciones sociales pasará por ahí. Estamos descubriendo que la reunión social virtual no reemplaza a la juntada real, pero puede generar una nada despreciable gratificación emocional. Hablarse y mirarse con amigos a través de una pantalla, no es como abrazarse, pero puede funcionar. Los trámites podrían dar un paso más hacia la digitalización: la receta digital es un ejemplo. Las historias clínicas en salud. Pero también en todas las ocupaciones y profesiones se irá en esa dirección.

38- Felipe Staiti, músico, integrante de "Los Enanitos Verdes" y vinicultor

Creo que dependerá en cómo termine esta situación, o si termina. Por lo pronto, todo apunta a que estemos apartados y con el fantasma del contagio presente. Yo veo dos escenarios: uno con esta nueva usanza de distanciamiento y tapabocas y otro con una cura y un recuerdo malo para que todo vuelva a lo mismo, al mundo como era antes. Es difícil saberlo a ciencia cierta. En eso los chinos y japoneses se adelantaron. Por años los he visto circular por los aeropuertos o ciudades con barbijos. ¿Será este el nuevo orden?

39- Fabricio Cuaranda, presidente del Parque TIC y presidente del Concejo Deliberante de Godoy Cruz

En términos metodológicos, algo que nos está dejando la pandemia es el pragmatismo en la ejecución de las acciones públicas: a las demandas actuales de parte de la ciudadanía, aparece la eficacia en la ejecución de los servicios públicos. Se consolida la inclusión de las nuevas tecnologías en la gestión pública. Asimismo, el trabajo colaborativo entre las diferentes áreas de distintos niveles del Estado y entre el sector público y privado es un activo que queda. En términos educativos, la virtualidad ayuda a concretar una doble escolaridad, tanto presencial como remota, algo que está haciendo muy bien la DGE y la Universidad tanto pública como privada. Una fortaleza es la capacidad de reacción tanto del empresariado como del Estado: soluciones globales, decisiones propias y locales. Deja pragmatismo, transparencia en la gestión del gasto público. Y queda pendiente que Mendoza estudie la posibilidad de ampliar su matriz productiva porque en este momento petróleo y turismo no están pasando por su mejor momento, y eso se ve reflejado en las cuentas públicas.

40- Cintia Vargas, periodista, directora de Radio Mitre Mendoza

Como resultado de la pandemia habrá un cambio de paradigma en distintos aspectos: nueva formas de relaciones, de trabajo y de comercialización, profundizándose la utilización de las tecnologías y prácticas que se aplicaron durante la cuarentena para sortear las dificultades del aislamiento. A su vez, este fenómeno representará un gran desafío para todos, ya que habrá que reinventarse a cada minuto para no quedar afuera de este escenario post covid-19.

41- Carlos Pallotti, ex subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos de la Nación

Cuando todo termine el mundo va a haber cambiado. Hay razones para ello: traerá aparejado una dura crisis económica en Argentina y a nivel mundial, y eso hará que tengamos que funcionar en entornos mucho más complicados, recesivos, de falta de inversión y crédito, y falta de clientes, de demanda. Además, como en todas las cosas, el que no se adapte a las nuevas circunstancias, desaparecerá. En el ámbito comercial o productivo, los negocios no van a ser iguales que antes de la pandemia: es el modelo de negocios el que probablemente tenga que cambiar. Lo mismo con la educación y el sector público. La pospandemia tendrá dos efectos: el sector público tendrá que hacer un gran esfuerzo porque es increíble que todavía haya gestiones administrativas que no se puedan resolver solo porque no se pueden hacer online, que la justicia no funcione o el Poder Legislativo nacional esté cerrado. La segunda, es que habrá que readecuarse porque la crisis traerá menos recursos. 

42- José Thomas, director general de Escuelas de Mendoza

En la gestión pública, privada y comercio, la mixtura digital/presencial va a quedar presente en la vida de todos. En la educación se va a seguir trabajando a nivel presencial y no presencial. Se ha visualizado que hay gente a la que no les llegan las nuevas tecnologías, y tendrán que llegarles. La liberación de datos para el uso del sitio mendoza.edu.ar deberá quedar así para siempre, igual que todos los portales educativos del país para poder acceder sin pagar datos. Se está yendo sin retorno hacia la educación por proyectos y capacidad, con la autoevaluación y más autonomía del alumno, como asimismo la educación invertida, en donde el alumno trabaja y solo va hacia el docente a consulta. La gestión pública se va a volcar cada vez más hacia el expediente electrónico. Cambió, además, el reunionismo presencial: no se perderá, pero tampoco es necesario que vuelvan a hacerse reuniones mensuales presenciales. Eso ahorra y funciona con mayor eficiencia.

43- Graciela Bertancud, directora del colegio Tomás Alva Edison

La educación en tiempos de pandemia ha demostrado que tiene un compromiso con la sociedad y sobre todo con sus alumnos. Los docentes han hecho un gran aprendizaje, entendiendo que las tecnologías abren las puertas del aula y son una gran oportunidad para el aprendizaje. Cuando volvamos de la pandemia ni las escuelas ni la propuesta pedagógica van a ser las mismas. No estaremos tan estructurados pensando que todo pasa dentro del aula: hay cosas que sí, como la sociabilización, la interacción con el otro, pero en base a lo que es la función de enseñar. Hemos aprendido que a través de las nuevas tecnologías también podemos llegar a los alumnos y nos espera un gran desafío con la alfabetización digital.

44- Mario Isgró, ministro de Planificación e Infraestructura de Mendoza

"En las crisis están las oportunidades" y así nos hemos visto obligados a ver esta situación desde el Gobierno, con cada una de las acciones que se están desarrollando para "el día después". La vuelta a la "normalidad" implica el cumplimiento de protocolos sanitarios que incorporamos durante la pandemia. Salir del aislamiento con actividades controladas, que en las obras se trabaje por un blanqueo progresivo de la mano de obra en todos sus niveles, desde el ayudante albañil, hasta el oficial albañil; regular la actividad profesional, tener un mapa de registro de la obra pública y privada para visualizar cómo crece la ciudad y poder cuidar minuto a minuto el ambiente y la economía. Se podrán transformar algunas actividades en formato remoto, como se ha comprobado que se puede hacer, evitando la circulación de transporte. Una cosa llamativa es que si bien el contacto físico es bueno, las reuniones en Zoom permiten contactarnos con 40 personas, algo que antes no sucedía. Visualizo un mix entre lo antiguo y lo aprendido.

45- Alejandra Muscolini, directora de Arte de Argency y host de Ladies, Wine and Design en Mendoza

Lo que va a quedar son menos dudas acerca de los beneficios del uso de algunas herramientas digitales que hoy son imprescindibles para trabajar. Esta situación sin precedentes permitió validar, por ejemplo, el uso de plataformas de reunión virtual, transacciones digitales que anteriormente generaban desconfianza. En nuestro caso, tenemos reuniones virtuales con clientes que están geográficamente lejos. También va a quedar mayor evidencia sobre la real capacidad (o la falta de esta) de las instituciones y la personas que las lideran. Me refiero a capacidades técnicas y económicas de adaptación a nuevos escenarios y a los verdaderos valores humanos que en definitiva son los que sostienen el compromiso para seguir adelante. De todas maneras, sigo pensando que nada reemplaza el contacto humano, el trabajo en equipo, la discusión que se da en el minuto a minuto de una oficina, o la transferencia que puede hacer un docente en un aula.

46- Marcos Zandomeni, exministro de Energía de Mendoza

Todos los sectores se han agilizado gracias al incremento de las comunicaciones y gestiones por teléfono y plataformas digitales. Con esto, se mejorarán también los sistemas del sector público, habilitando gestiones que antes solamente se podían hacer presencialmente. Incluso las empresas de servicios públicos van a agilizar los cobros por medios digitales. Observo que durante esta cuarentena, los que nunca habían trabajado desde la casa, les gustó el modo home office, modalidad que llegó para quedarse. En cuanto a la educación, en muchos casos se intensificarán las clases a distancia.

47- Ricardo Montacuto, periodista, director de Mendoza Post y conductor de Radio Nihuil

Me parece que en los lugares con mucha concurrencia de público, como bancos o supermercados, los tapabocas y la distancia social van a seguir. La gente no se va a amontonar porque el susto va a quedar un buen tiempo. Lo mismo va a ocurrir con las costumbres sanitarias en los lugares de trabajo y en los hogares. Lo que también continuará después de la pandemia será la venta online; hoy vemos que muchos comercios del centro de Mendoza que se negaban a tener redes, email o sitios web, se metieron con todo en internet intentando vender. La medida en la que se aplicará esto dependerá también de cuánto nos dure el miedo, porque los argentinos nos olvidamos rápido.

48- Alejandro Gullé, titular del Ministerio Público Fiscal

Hay cosas que definitivamente van a cambiar y particularmente en la Justicia, se avanzará en la digitalización y eliminación del expediente papel. La comunicación por videoconferencia es otra actividad que va a perdurar. Creo que el avance a otras tecnologías, pese a la situación económica, es irreversible. En lo social, la revalorización de los afectos es algo que nos va a dejar esta pandemia. Además, quedarán expuestos aquellos que, asumiendo el rol social que les corresponde, se mantuvieron en su lugar de trabajo arriesgando su salud, y aquellos que aprovecharon la situación para especular y sacar provecho de la emergencia.

49- José Zuccardi, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina

El trabajo desde la casa es algo que va a quedar y lo vamos a utilizar mucho más que antes. Todo el sistema de reuniones por videoconferencia también es algo que perdurará, lo que va a implicar viajar menos y conectarse por sistema de teleconferencia: está probado que es muy efectivo y permite compartir documentación, entre otras ventajas. En los sistemas de comercialización, el delivery y la compra online crecerán mucho y las vinotecas generarán sus propios sistemas de distribución, dándole un servicio extra a la gente. Observo también que se revaloriza la mesa familiar, un momento ideal para cocinar, compartir un buen vino o un buen aceite de oliva. La casa va a ser un centro de reunión y la mesa familiar se ha revalorizado.

50- José Manuel Vidal, periodista, escritor, director de ReligiónDigital.org de España

Quedará una Iglesia más virtual (internet salvó el confinamiento eclesial), más laica (los laicos han comprobado que forman parte de un pueblo sacerdotal, aunque la clerecía les niegue el acceso al ministerio), más doméstica (la casa como corazón de la fe) y, por lo tanto, menos clerical, menos sacramentalista, menos ritualista y más centrada en la vida, más austera, más científica y menos milagrera, en definitiva más evangélica. Si no fuese así, se la llevará el río de la historia.

51- Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro

Se puede aprovechar un gobierno mucho más ágil y de esa manera bajar el déficit del Estado, resolviendo rápido los problemas. No hablo de mayor o menor personal, sino de resolverle rápido los problemas a la gente, aplicable para los tres poderes. Hay una gran oportunidad para modernizar la Justicia y siento que se podría haber hecho mucho durante la cuarentena con home office, pero la Justicia ha estado totalmente demorada y desactualizada, ha mostrado su lado flaco. En Educación es una gran oportunidad para instalar nuevos modelos, con la familia integrada y no cargar sobre el Estado únicamente; también veo una mejor integración entre las escuelas públicas y privadas. El peligro es que todo esto no tenga una faz humana y este avance tecnológico excluya a los que menos tienen. Por eso, deberá ampliarse la conectividad a los más vulnerables, que la tecnología sirva para que haya más trabajo y conectividad; en la ruralidad será una gran oportunidad para federalizar y extender el país. Ojalá haya un proceso que mejore la vida de las personas y de las familias. Otro punto es la necesidad de cuidar la vida, lo poco, lo pequeño, consumir lo necesario, evitar el hedonismo y prácticas consumistas sin sentido, valorar los alimentos, la naturaleza, el sol de cada día. Es la oportunidad para que volvamos hacia nosotros mismos y nos encontremos en un espíritu de sencillez, austeridad y prosperidad.

52- Ulpiano Suarez, intendente de la Ciudad de Mendoza

Tendremos un gran desafío una vez que pase la pandemia: lograr cambios positivos en cuanto a acciones y metodologías y mejorar como sociedad. En el comercio, seguramente se incrementará el modo de venta a través de plataformas, modelo directamente relacionado con la economía del conocimiento que venimos fomentando desde el municipio y que no se ha visto afectado gracias al home office. Por otra parte, esta pandemia ha evidenciado la importancia de la inclusión social, otro eje de gestión de la comuna en el que seguiremos trabajando para que en este nuevo escenario no haya excluidos. Paralelamente, vimos cómo el planeta volvió a respirar, lo que nos da una gran oportunidad para mantener bajos los niveles de emisión de gases; desde la Ciudad contamos con una gran herramienta, como la emergencia climática, para seguir fomentando acciones. Veo un futuro con más bicis, más energías limpias y con una mejor gestión de residuos sólidos urbanos.

53- Alejandro Bongiovanni, presidente de la Fundación Libertad

Yo soy bastante precavido a la hora de suponer que esto va a cambiar todas las costumbres. Hay una tendencia de que si algo no gusta del presente, no lo proyectan en el futuro. Un amigo al que no le gusta el fútbol dice que "no se va a jugar nunca más". Al que no le gusta el capitalismo dice "esta va a ser la crisis del capitalismo". Los que están en contra de la escuela tradicional, te dicen que no va a funcionar más y que ahora todo tiene que ser remoto. Creo que el miedo también tiene rendimientos decrecientes, por lo que cuando la gente vaya perdiendo el miedo y vea que sigue con vida, lo lógico es que vuelva a sus mismas costumbres. Pero sí hay cosas a las que les perdimos el miedo: el comercio electrónico, podemos hacer reuniones y webinarios en lugar de hacer cosas presenciales, pero bueno, lo presencial tiene otro gusto y el aula y la educación pública es un formato que se puede repensar y mucho, aunque el aula con el profesor allí, que dé contexto, tiene valor. El aula digital tiene muchos problemas, por ejemplo, la evaluación. Nadie tiene la verdad absoluta de qué va a pasar. Van a haber cambios, pero no creo que sean revoluciones que se estaban dando ya en algunos países más avanzados en materia digital.

54- Lisandro Nieri, ministro de Hacienda de Mendoza

En todo lo que es comercio de bienes, alimentos, habrá un incremento fuerte de las ventas online. De todos modos, dependemos fuertemente de mejorar la logística, que en otros lugares del mundo es mejor. En lo público, esta pandemia nos encontró con un expediente electrónico ya implementado que nos permitió seguir funcionando. Seguramente quedarán los sellos web, entre otras cosas. Se da cierta complejidad en lo público porque con la automatización tenés posibilidades de reasignar recursos, menos gente en lugares donde no hace falta y más en áreas con mayor demanda de trabajo. En educación, es impresionante la adaptación que han tenido docentes y los chicos sin un programa previo, ante algo que llegó de un día para otro. Un punto importante a tener en cuenta es las diferencias de los chicos que tienen conectividad y computadoras con aquellos que no. Hay que tomarlo en un sentido integral para no profundizar diferencias.

55- Walter Gazzo, periodista, director de MendoVoz

El coronavirus hizo que todos tuviésemos que aprender una o más cosas. Una de ellas fue afianzarnos con la tecnología. Y descubrimos que en nuestras manos hay un teléfono móvil que nos puede conectar al mundo y más allá. Nos dimos cuenta que tenía funciones que desconocíamos y hoy estamos entrando en ese mundo. Esto es lo que rescato de esta pandemia: que aprendimos a actuar rápido y a ser ingeniosos para no quedar atrás. Esa "habilidad" es la que deberíamos mantener de ahora en más y entender que a la hora de crear, programar y proponer algo y saber que eso debe tener -si o si- su opción online. Es lo que mantendrá al mundo de ahora en más. Al decir de Darwin: "Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio".

56- Susana Balbo, emprendedora, bodeguera

Van a quedar acciones preventivas mucho más fuertes y seguramente restricciones a las aglomeraciones. Probablemente las costumbres sociales de darse la mano o besos quedarán pendientes por lo menos hasta que se encuentre una vacuna. En cuanto a la gestión pública, hay que estar preparados para estas cosas, porque quedó en claro que casi ningún país lo estaba. En Nueva York el año pasado cerraron 17 hospitales por la crisis económica de la salud, por ejemplo. A nivel de gestión privada quedan medidas que serán cotidianas, como la detección de fiebre en la gente y cuando reabramos el restaurante, un sistema automático de detección de cualquier otra enfermedad contagiosa. En la educación, queda claro que es necesaria la modernización y la accesibilidad para toda la gente. Con un comercio con dificultades económicas importantes, exploraremos sistemas digitales permanentes para ventas. Se viene una nueva forma de vivir y comercializar. Ojalá, venga también una nueva forma de gobernar con estados más modernos, chicos y eficientes.

57- Lucas Ilardo, senador, presidente de bloque del Frente de Todos

Seguramente habrá costumbres que cambiarán de cara al futuro; difícilmente la gente acepte viajar apretada en el transporte público, abarrotarse para realizar sus compras diarias, exponerse a largas filas o agolparse en espacios reducidos para realizar trámites. Con seguridad, el trabajo a distancia será una realidad en muchas áreas de servicios públicos y privados, los complementos digitales para la educación seguramente serán más utilizados, las compras online se afianzarán y la demanda sobre el Gobierno para mejorar la realización de trámites de manera virtual será significativa. El principal desafío de la gestión provincial será trabajar más fuertemente en pos de cerrar la brecha digital garantizando el acceso a internet de miles de mendocinos que están excluidos, articulando acciones con organismos nacionales como Arsat, Enacom y los operadores privados. Por otra parte, resulta necesario que el Gobierno articule políticas inteligentes convocando a desarrolladores, científicos y tecnólogos locales a fin de asegurar de manera transparente la elección de las mejores soluciones tecnológicas para gestionar el Estado y el acceso a los bienes públicos como salud, educación, justicia, seguridad, etc. Considero que se debe evitar el divorcio entre quienes tienen el conocimiento sobre las nuevas herramientas digitales y quienes toman las decisiones políticas. Finalmente, estoy convencido que la emergencia por la covid-19 ha generado mayor conciencia sobre el valor de la participación ciudadana, de hecho la vacuna actual contra el virus fue la conducta responsable de la sociedad. Soy optimista aún en medio de la incertidumbre sobre cómo será el porvenir, simplemente porque en la medida que la gente participe y se involucre el futuro será como todos decidamos que sea. (Ampliá estos conceptos haciendo clic aquí).

58- Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía de Mendoza

Creo que la cuarentena está dejando en evidencia que había mucho movimiento y viajes que perfectamente pueden ser evitados utilizando las nuevas formas de comunicación. El vernos obligados a adoptar formas de comunicación virtuales generará cambios importantes que pasaran a ser los nuevos estándares, uso de videoconferencia fundamentalmente. Eso impactará en el sector transporte, logística, comunicaciones y energía, entre otros.

59- Andrés Lombardi, presidente de la Cámara de Diputados de Mendoza

Hay prácticas que van a cambiar. Todas esas reuniones que generaban que la gente viajara, tanto en lo público o en lo privado, van a disminuir y se va a aplicar más la tecnología de las teleconferencias. Se van a modificar muchas conductas, valorando más los momentos con los afectos y priorizando el cuidado de la salud. El cambio fundamental es que se aceleró el proceso para implementación de tecnologías en el desarrollo de empleos privados y públicos. Si bien son cosas a las que apuntábamos como sociedad, es un proceso que se aceleró con la pandemia.

60- Carlos Abihaggle, presidente del Foro Diplomático de Mendoza, exembajador en Chile

En todos los ámbitos se potenciarán: utilización de herramientas digitales, como medios electrónicos de pago, e-commerce, automatización y telemedicina; adopción de protocolos sanitarios; revalorización de la logística, economía colaborativa, producción local y ahorro publico y privado; trabajo en casa; inclusión digital de la tercera edad y de los sectores vulnerables. En cuanto a la gestión pública habrá una nueva forma de liderazgo y ojalá se consolide el dialogo social de consulta y participación de dirigentes de la oposición, organismos de ciencia y técnica, empresarios, trabajadores y actores sociales, y se utilice igual metodología para la problemática económica social. En el sector privado, visualizo una incorporación de escenario de catástrofe en los planes de negocios, asegurar los trabajadores críticos, infraestructura para trabajo remoto y transformación del marketing. Por último, en educación, capacitación digital de los docentes, evaluación basada en proyectos y mayor involucramiento de los padres.

61- Roxana Badaloni, periodista, corresponsal de diario Clarín

Después de atravesar esta pandemia, miraremos con otro interés, valoración y nivel de exigencia a nuestros sistemas de salud público y privado. Los médicos y la ciencia estarán en nuestra cúspide de prioridades. Lo mismo con la escuela que elegiremos para nuestros hijos. Querremos las instituciones educativas más tecnológicas, creativas y con docentes adaptadas a una situación de crisis. Posiblemente, los gobernantes saldrán favorecidos porque el miedo en la población los transforma en todopoderosos y salvadores. Irremediablemente, dependeremos más de sus acciones y toma de decisiones para proyectar un futuro. En lo social, veo a un país más deteriorado, con la mitad de su población pobre. En dónde nos quedará la añoranza de encuentros masivos, festejos multitudinarios, recitales, canchas y bailes y hasta una playa repleta de gente, que costará volver a ver pronto. Aún así no me dejo ganar por el pesimismo. Estoy segura de que esto tiene un final, cuando la ciencia encuentre una vacuna o medicación que frene las muertes por covid-19. Y, entonces, seremos menos demostrativos con nuestros afectos, más desconfiados, previsores, y ultra tecnológicos para no quedarnos afuera del sistema. En lo social, no creo que "de esta saldremos mejores". Ojalá me equivoque.

62- Mauricio Llaver, director de la revista "Punto a punto" 

Seguramente habrá un mayor desarrollo online en el plano empresarial y comercial, porque la circunstancia actual nos hará modernizar a todos a la fuerza. Pero me temo que no tanto en el sector público, por lo menos en la Argentina, ya que el Estado tendrá que soportar el deterioro de la economía y será todavía más grande y pesado. Supongo que habrá más teletrabajo y ojalá se reduzcan las reuniones improductivas en las empresas, por su propio bien. Creo que apenas pase el miedo (es decir, cuando aparezca la vacuna) los contactos sociales volverán a ser como antes, porque es una de las cosas que más se extrañan en la cuarentena y el deseo se va a acumulando. Y no creo que en el mediano/largo plazo vaya a haber cambios significativos en los grandes eventos públicos, como los deportes o los recitales, porque en cuanto nos sintamos seguros de que la pesadilla ya pasó, la pulsión de vivir va a volver a full.

63- Esteban Tablón, tecnólogo, divulgador científico

Estamos, y caeremos aun más, en una terrible recesión mundial. ¿Cómo saldremos? Basta mirar a la historia. Durante el denominado gran pánico de 1857, la crisis del 29 y ambas Guerras Mundiales pudimos ver la a veces llamada "gran paradoja científica". Tanto en crisis globales como en guerras -Bill Gates ha calificado este evento como una Guerra Mundial, solo que todos podemos estar en el mismo bando- han dado pie a los más grandes avances de la ciencia y la tecnología. Desde el motor a chorro, pasando por la penicilina, las ecografías, el horno a microondas, y un largo etc. Todo país desarrollado está hoy concentrando parte de sus recursos a este impulso innovador. La búsqueda de la vacuna, o el ansiado medicamento, sí, pero también tecnologías de monitoreo, de aislamiento, un avance sanitarista, en prácticas y también en costumbres sociales que quedarán incorporadas, nunca visto quizás desde la peste negra. Harari alerta que la ya existente vigilancia "sobre la piel" se extenderá vigilancia "bajo la piel". Independientemente de la discusión sobre la añorada (e hipotética) privacidad, la humanidad sobrevivirá, y saldrán fortalecidas a aquellas sociedades que se hayan puesto "a inventar" , a desarrollar soluciones para el nuevo contexto. ¿Y nosotros? Allí está la opción, volveremos a cometer el error de ser "el granero del mundo" en la comodidad de la lejanía de la WWW II, mientras todos los países se industrializaban a marchas forzadas, o esta vez aprovecharemos la oportunidad de que ya vimos la película, que ya sabemos mas o menos que hacer y agregaremos de una vez innovación y desarrollo a nuestra vetusta y deficitaria matriz productiva? He allí, en mi opinión, la oportunidad en esta crisis.

64- José Octavio Bordón, exgobernador de Mendoza, exsenador nacional, excandidato a la Presidencia y exembajador en Estados Unidos y Chile

Es muy difícil a esta altura tener pronósticos específicos. No tenemos todavía muy claro cuál será el volumen final del impacto a nivel global y en nuestro país, que estamos en una primera etapa en el punto de vista sanitario. Tampoco tenemos claro cómo será la recuperación económica una vez que volvamos a lo que llamaremos "normalidad". No va a ser tan rápida. Va a ser diferenciada por regiones, por países e inclusive por características personales. Además, no solo es difícil por falta de diagnóstico y la prospectiva que no es sencilla. Hay dos tendencias: a nivel personal, con rasgos familiares más solidarias al respetar reglas de juego duras. Y por otro lado, los grandes actores de las grandes decisiones, que algunos han actuado con razonable presteza y celeridad, pero en otros han mostrado lo peor de la xenofobia, el aislacionismo y de un nacionalismo extremo que no se compadece con lo que la gente más lúcida viene señalando de que este es un tema global, más allá de que algunos países lo sobrellevan mejor y otros peor. (Ver columna aparte).

65- Daniel Vicien, director comercial de Fondos Comunes de Inversión en Balanz Capital

En adelante, sin dudas, los encuentros serán a distancia con grupos, algo muy valioso y quedará como herencia la costumbre de cuidarnos más .

66- Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Empresarios de la Construcción Independientes de Mendoza, CECIM

Claramente, el mundo cambió. No hay dudas de que es un momento histórico. La incertidumbre y la angustia impiden ver un horizonte. Nunca nos enteraremos de todos los efectos colaterales ni se escribirá la cifra total de muertos por efectos paralelos a la pandemia. Mucha gente la está pasando mal y será difícil sobrellevarla. Todo cambia: gestión pública, privada, comercio. El vuelco será hacia lo tecnológico y al home office, que ha permitido a empresas privadas establecer quiénes trabajaban bien y quiénes mal, y ya están seleccionando al personal. Va a quedar mucha gente sin trabajo por cierre de empresas, sino porque las que queden en pie transformarán su funcionamiento. Si la actual situación se prolongara en el tiempo, habrá cambios muy radicales en el gasto público y en el Estado, necesariamente, porque la matriz productiva argentina se verá golpeada notoriamente. El Estado no puede emitir y jugar al estanciero: hay que tener un país. En Mendoza ya se está planteando desde Hacienda y llevamos un solo mes. 

67- Andrés Ostropolsky, director de Cuyana de Servicios Financieros

La cuarentena nos ha sacado de la vorágine, esa que nos requería una velocidad y nos imponía un sentido de urgencia que no terminábamos de entender pero aún así lo atendíamos a como dé lugar. El frenar, quedarnos en casa y tener un contacto atípico con la familia, nos permitió tomar perspectiva, tomar lo importante y entender que no cualquier cosa es una urgencia, La planificación y la reflexión se han resignificado y revalorizado como nunca antes en nuestras vidas. Queda esa conciencia.

68- Federico Pagano, gerente general de Montemar, presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM)

Hoy vivimos una crisis mucho más económica que sanitaria, gracias a Dios. La pandemia nos sorprendió a todos y nos exige manejarnos de una manera nueva y que sea más eficiente. Tiene que haber un aprendizaje. El que estaba acostumbrado a la atención personalizada deberá cambiar de hábito y dar un paso hacia lo que ya se conoce en el resto del mundo: la digitalidad, la distancia que llevan a mejor calidad de vida. Es un desafío para el liderazgo de empresas y en la educación. Habrá cambios en los horarios y una mayor penetración de lo digital en detrimento de la atención personal a persona. Se imponen los trámites a distancia, tanto privados como públicos. Ojalá finalmente tengamos un proceso judicial digital. La educación a distancia, que esperemos permita mayor penetración en la población objetivo. Aguardamos también mejoras en la eficiencia de los procesos. Y que tomemos una renovada conciencia de lo valioso que son las libertades y las relaciones. Es el momento ideal para que Mendoza instaure el horario corrido.

Esta nota habla de:
¿Estás de acuerdo con la prohibición de la Ciudad de fumar en determinados espacios abiertos?