Qué esconde la reforma de la Procuración que impulsa el kirchnerismo

El oficialismo incluye en el proyecto de ley bajar los requisitos para nombrar a un procurador. Sin embargo, no es lo único que implicaría la aprobación de la iniciativa.

Desde hace semanas, se debate en Argentina la reforma del Ministerio Público Fiscal, cuyo principal punto es bajar los requisitos para que el Poder Ejecutivo pueda nombrar a un procurador. Sin embargo, no es lo único controvertido que incluye la iniciativa.

En primer lugar, actualmente se requieren dos tercios de los votos del Senado para poder nombrar a un procurador, y el oficialismo pretende bajar ese requisito a una mayoría simple (mitad más uno). De esta manera, el Frente de Todos busca "meter" a Daniel Rafecas, resistido por Juntos por el Cambio.

Pero detrás de este punto, la ley de reforma del Ministerio Público Fiscal incluye una modificación del Tribunal de Enjuiciamiento que define la suerte de los fiscales sospechados de mal desempeño. Desde la oposición acusan al Gobierno de politizar este organismo.

"Se le saca un lugar a los fiscales en el tribunal y se le da a la política. El proyecto le da 3 lugares al Poder Legislativo (2 para la mayoría y 1 a la minoría), 1 al Poder Ejecutivo y sólo 1 a los fiscales. Con esto buscan remover a cualquier fiscal que no se encuadre", dijo Luis Petri.

Luis Petri.

Al respecto, el diputado nacional mendocino aseguró que el objetivo del gobierno es contar con las herramientas necesarias para remover a cualquier fiscal que se anime a investigar hechos de corrupción del actual gobierno y de eventuales denuncias sobre gestiones anteriores.

En diálogo con "Te digo lo que pienso", por radio Nihuil, el legislador de la UCR-PRO se refirió también al proyecto que le da "superpoderes" a Alberto Fernández para decidir restricciones en las provincias. "Es inconstitucional. Si se aprueba, iremos a la justicia", dijo.


Esta nota habla de: