Cómo la violencia doméstica es una amenaza para el desarrollo económico

Detener la violencia contra la mujer no es solo un imperativo moral, nuevas evidencias muestran que puede ayudar a la economía.

FMI

Se le llama la "pandemia en la sombra": se está produciendo un aumento del abuso físico, sexual y emocional de las mujeres en medio de los bloqueos y la agitación social causados por la crisis de salud mundial.

La evidencia solo está creciendo. En Nigeria, el número de casos denunciados de violencia de género relacionados con los encierros aumentó en más del 130 por ciento. En Croacia, las violaciones denunciadas aumentaron en un 228 por ciento durante los primeros cinco meses de 2020 en comparación con 2019.

Para muchas mujeres de todo el mundo, ningún lugar es más inseguro que sus propios hogares. A medida que el mundo reconoce el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer , ha quedado claro que la pandemia ha empeorado esta violencia.

El abuso de cualquier forma es fundamentalmente incorrecto y una violación de los derechos humanos básicos. Una nueva investigación del personal técnico del FMI muestra cómo la violencia contra las mujeres y las niñas es una gran amenaza para el desarrollo económico en una región donde la violencia doméstica está muy extendida: África subsahariana.

Los resultados de nuestro estudio sugieren que un aumento de 1 punto porcentual en la violencia contra las mujeres se asocia con un nivel de actividad económica 9 por ciento más bajo (representado por las luces nocturnas).

Un drenaje para la sociedad

La violencia contra las mujeres y las niñas tiene un efecto multidimensional sobre la salud general de una economía, tanto a corto como a largo plazo.

A corto plazo, es probable que las mujeres de hogares abusivos trabajen menos horas y sean menos productivas cuando trabajan. A largo plazo, los altos niveles de violencia doméstica pueden disminuir el número de mujeres en la fuerza laboral, minimizar la adquisición de habilidades y educación por parte de las mujeres, y resultar en una menor inversión pública en general a medida que se canalizan más recursos públicos a los servicios de salud y judiciales.

Estudios anteriores han encontrado que la violencia doméstica le cuesta a una economía determinada entre el 1 y el 2 por ciento del PIB. Sin embargo, estos estudios utilizan mecanismos contables simples y, a menudo, no tienen en cuenta la posible causalidad inversa.

Nuestra investigación adopta un nuevo enfoque, combina datos de encuestas profundas de mujeres en la región con imágenes de satélite y emplea métodos técnicos apropiados para abordar los problemas de endogeneidad.

Analizamos los datos de la Encuesta demográfica y de salud de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional recopilados desde la década de 1980 hasta el presente. Las encuestas hacen preguntas específicas a las mujeres sobre el maltrato.

Los datos provienen de 18 países del África subsahariana, que abarcan más de 224 distritos y más de 440.000 mujeres, lo que representa alrededor del 75 por ciento de la población femenina del África subsahariana.

Las encuestas encontraron que más del 30 por ciento de las mujeres en la región habían experimentado alguna forma de abuso doméstico.

Para medir el impacto en el desarrollo económico a nivel de distrito, comparamos los datos de la encuesta con los datos satelitales sobre las luces nocturnas proporcionados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. Los datos satelitales de luz nocturna pueden ser una herramienta poderosa para medir la actividad económica cuando la medida más utilizada para la actividad económica, el producto interno bruto, no está disponible a nivel subnacional.

Encontramos que los niveles más altos de violencia contra las mujeres y las niñas están asociados con una menor actividad económica, impulsada principalmente por una caída significativa en el empleo femenino. La violencia física, psicológica y emocional que experimentan las mujeres les dificulta conseguir o mantener un trabajo.

Con base en esta conexión, si los países de África subsahariana en la muestra redujeran el nivel de violencia de género más cerca del promedio mundial del 23 por ciento de las mujeres que sufren abuso, podría resultar en ganancias del PIB a largo plazo de alrededor del 30 por ciento. .

El precio de la pandemia

Una recesión económica, como la causada por la pandemia, puede contribuir a un repunte de la violencia doméstica. Esto exacerba los costos económicos de la violencia doméstica en comparación con tiempos normales.

Nuestra investigación también encontró otra evidencia del impacto negativo de la violencia doméstica en la actividad económica. La violencia doméstica es más perjudicial para los países sin leyes de protección contra la violencia doméstica y los países ricos en recursos naturales donde las industrias extractivas tienen más probabilidades de desplazar más trabajos centrados en las mujeres y generar menos poder económico entre las mujeres.

También encontramos que los costos económicos de la violencia contra las mujeres son menores en países como Sudáfrica, donde hay una brecha de género menor en la educación entre las parejas y donde las mujeres tienen más poder de decisión que en otros países del África subsahariana.

Detener la violencia contra las mujeres es un imperativo moral indiscutible, pero nuestra investigación muestra que también es económicamente importante. Los costos económicos de la violencia doméstica son más altos durante las recesiones y podrían hacer que la recuperación sea más desafiante.

Los países deben hacer esfuerzos ahora para fortalecer las leyes y las protecciones contra la violencia doméstica. Las leyes sólidas son fundamentales para disuadir la violencia contra las mujeres, proteger a las víctimas de la violencia doméstica y promover la participación de las mujeres en la fuerza laboral.

Mejorar las oportunidades educativas para las niñas es un paso importante a largo plazo. Reducir la brecha educativa de género otorga a las mujeres más libertad económica y menos capacidad para ser influenciadas y controladas por los hombres.

En los esfuerzos por reconstruir mejor después de la pandemia, las políticas para apoyar a las mujeres y combatir la violencia de género son más importantes que nunca.