Le hackearon las redes sociales a una periodista de Mendoza para estafar a sus contactos

Este miércoles, en el día de su cumpleaños, Marisol Benegas fue víctima de hackers que tomaron el control de su correo electrónico y sus cuentas de Facebook e Instagram. Les ofrecen a sus contactos dólares a cambio de una trasferencia en criptomonedas o pesos.

Este miércoles, la periodista de Canal 7 Marisol Benegas fue víctima de hackers que tomaron el control de sus cuentas de Facebook, Instagram y correo electrónico con la finalidad de estafar a sus contactos. Básicamente, les ofrecían dólares en billetes a cambio de una transferencia en pesos o criptomonedas.

"¿Vos conocés alguien que esté comprando dólares en efectivo cara grande? Quiero vender 5.300. Necesito pesos por transferencia deposito CBU o alguien que maneje criptomoneda bitcoin", decía el mensaje que enviaron a la mayoría de los miles de contactos que la conductora de "Desde la Redacción" tenía en sus redes.

Marisol fue alertada sobre lo que estaba sucediendo cerca del mediodía y desde entonces intentaron por todos los medios recuperar el control de sus cuentas de redes sociales. Por momentos, la periodista logró acceder a sus cuentas y advertir mediante publicaciones lo que estaba pasando, pero los hackers volvieron a recuperar los dominios.

En un momento de la tarde, la periodista y su entorno lograron recuperar las claves de Fabebook y hasta el momento, impidieron que volvieran a hackearla, pero no así en Instagram, donde los delincuentes modificaron el número telefónico y el correo electrónico asociado a esa cuenta. Y ante una situación así, Instagram no ofrece una alternativa a los damnificados.

Los hackers cambiaron el nombre del usuario, que era @benegasmarisol.

Los hackers se contactaron por mensaje directo con los contactos de Marisol Benegas en Facebook e Instagram, llegando a entregar un número telefónico para terminar de concretar la estafa. Se trata de un celular con características de Buenos Aires al que le habían colocado una foto de perfil de la periodista y el nombre de la misma.

En medio de todo ese trajín, la periodista realizó la denuncia de manera virtual ante el Ministerio Público Fiscal por el delito de phishing: una técnica de ingeniería social que usan los ciberdelincuentes para obtener información confidencial de los usuarios de forma fraudulenta y así apropiarse de la identidad de esa persona.

Allí se aportó el número telefónico desde el que intentaban completar la estafa y los números de las cuentas a las que los estafadores pedían que depositaran el dinero con la promesa de una entrega posterior de dólares. La estafa fue de tal magnitud que personas desconocidas de Bariloche y Mar del Plata se contactaron para avisarle lo que estaba sucediendo.

Hasta el momento, los hackers siguen bajo control de la cuenta de Instagram de la periodista.