El presidente comienza a faltar a su palabra

El presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, se refirió al incremento de las retenciones a las exportaciones que decretó Alberto Fernández.

Carlos Iannizzotto

En relación al incremento de las retenciones a las exportaciones, el mendocino Carlos Iannizzotto se manifestó en el sitio web oficial de Coninagro, entidad que preside. Reproducimos sus consideraciones a continuación.

Se esperaba un anuncio a favor de la producción, alentándolas a través de nuevos sistemas financieros, reintegros y políticas a favor de las economías regionales y, por el contrario, comienzan con un esquema tributario, más impuestos, más de lo mismo.

Entendemos la situación de emergencia y la necesidad fiscal que tienen las arcas públicas, pero estas medidas sin previa comunicación, unilaterales con los sectores de la producción, no condicen con los conceptos sobre diálogo, apertura que esbozó el presidente en manifestaciones anteriores y en su discurso inaugural.

Estas son medidas vinculadas únicamente a solucionar problemas del Estado sin conocer las necesidades de los productores y pymes que están en estado de vulnerabilidad y de pobreza.

En este contexto no hay lugar para retenciones. Hoy no hay tasa de interés, no hay crédito y tenemos presión tributaria. Es algo aislado; incluso con medidas que producen importante interrogantes a los productores. ¿Esto va a generar más trabajo y empleo? Y el procesamiento de los últimos días a dirigentes del campo, ¿mejora el diálogo y rompe con la grieta en Argentina?

Estamos sorprendidos por este anuncio del Gobierno. Comienza a faltar a su palabra el Presidente, que nos dijo que no iba a hacer cosas inconsultas. Esperábamos un anuncio a favor de la producción y de las economías regionales y comienzan con un esquema tributario y más impuestos.

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Con permiso, divinidad

Con permiso, divinidad

Que las infinitas identidades y sus respectivos derechos humanos no queden supeditadas a dogmas milenarios religiosos parece una obviedad a recalcar, pero la reflexión de hoy permite enfatizar y repetir, casi insistentemente, lo imperativa que resulta la conversación sobre la separación de la iglesia y el Estado.