Con la mira en el chavismo, EEUU lanza la operación antinarco más grande de Occidente

La operación podría anunciarse oficialmente el miércoles, apenas una semana después de que EE.UU. presentara cargos contra el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, y sólo un día después de que Washington le hiciera a Caracas una oferta para suspender las sanciones.

El gobierno de Donald Trump pronto anunciará que Estados Unidos va a mover barcos navales hacia Venezuela a medida que realza las operaciones antinarcóticos en el Caribe, luego de que el departamento de Justicia acusara a Nicolás Maduro de narcotráfico, según dijeron a AP tres personas familiarizadas con la situación y lo difundió La Voz de América.

El despliegue podría anunciarse tan pronto como el miércoles, según las personas, que hablaron bajo condición de anonimato.

La misión es parte del compromiso ya anunciado de Estados Unidos para mejorar las operaciones antidroga en el hemisferio.

Pero ha adquirido mayor urgencia tras la acusación contra Maduro, el líder socialista de Venezuela y miembros de su círculo íntimo y militar la semana pasada. Se les acusa de liderar una conspiración de narcotraficantes responsable del contrabando de 250 toneladas métricas de cocaína al año hacia EE. UU.

La medida se produce cuando Maduro intensifica los ataques contra su rival respaldado por Estados Unidos, Juan Guaidó. El fiscal jefe de Maduro ordenó a Guaidó que preste testimonio el jueves como parte de una investigación sobre un supuesto intento de golpe de estado.

Es poco probable que el legislador, reconocido como el líder de Venezuela por casi 60 países, se presente, lo que genera preocupación en EE. UU. por su posible arresto. Estados Unidos ha insistido durante mucho tiempo en que no tolerará ningún daño contra Guaidó.

Maduro criticó la oferta de la administración Trump de una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto, calificándola como el trabajo de un "vaquero racista" destinado a lograr que EE. UU. consiga las vastas reservas de petróleo de Venezuela.

El gobierno de Trump ha insistido durante mucho tiempo en que todas las opciones están sobre la mesa para acabar con la presidencia de Maduro, incluidas las militares. Aún así, no había indicios entonces, o ahora, de que se esté planificando algún tipo de invasión estadounidense.

Por el contrario, el envío de barcos se ajusta a una antigua llamada del Comando Sur de los EE. UU. para obtener activos adicionales para combatir el crecimiento de antinarcóticos y otras amenazas de seguridad en el hemisferio.

En enero, otro buque de la Armada, el USS Detroit, realizó operaciones para garantizar la libertad de navegación frente a las costas de Venezuela en una muestra de presión contra Maduro.

Esta nota habla de:
Más de Poder