En Argentina no es delito comprar o vender bebés y existe un mercado

La abogada del Colectivo Mendoza por la Verdad, que investiga denuncias de sustracción de menores, dijo que es imperioso que se tipifique como delito la compraventa de niños.

Ana Montes de Oca

"La compra y venta de personas recién nacidas existe, es una practica histórica y en Argentina no está tipificada como delito", aclaró Guadalupe Álvarez, abogada y fundadora del Colectivo Mendoza por la Verdad, que se enfoca en los casos de bebés robados.

Claro está que en relación a la compra y venta de bebés, surgen delitos conexos vinculados con la libertad o con la identidad de las personas, por lo que los responsables terminan siendo sancionados penalmente.

El tema del "mercado de niños" surgió cuando el periodista Ernesto Tenembaum le preguntó a Javier Milei si estaba de acuerdo con lo planteado por el economista Murray Rothbard en su libro "La Ética de la Libertad" y el diputado le respondió "depende", explicando la postura de Rothbard, pero aclarando que él no esta de acuerdo.  

Automáticamente, las redes sociales se hicieron eco de la entrevista, pero poco se habla de esta realidad que existe en Mendoza, en Argentina y en el mundo.  

"En Argentina, en el Código Penal no está sancionada la compra y venta de personas recién nacidas, pese a que un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos insta al país a realizarlo. Hoy en Argentina no es delito comprar o vender niños, aunque sí hay delitos conexos relacionados con la libertad o con la identidad de las personas", subrayó la abogada Álvarez.

El Colectivo Mendoza por la Verdad trabaja buscando tanto a los hijos de madres que denuncian que les fueron robados, como a las familias de personas que denuncian haber sido sustraídas de su familia biológica. Actualmente investigan más de 1.500 casos en la provincia y tienen más de 100 denuncias ya radicadas en la justicia.

"Hasta hace unos años realmente era muy complejo hacer una denuncia, no les creían a las mujeres y se les hacían pericias psiquiátricas. Era también una forma de ocultar esto, pero a partir del trabajo del Colectivo, en Mendoza tenemos una ley, la 9182, que crea un programa de búsqueda de los orígenes biológicos", indicó Álvarez.

Agregó que este mercado sigue existiendo por la falta de regulación y también con "no ser contundente en el hecho de que no se deben vender o comprar niños".

"Es sumamente necesario que se establezca la figura que tipifique la compra y venta de personas recién nacidas como delito y, de la mano, una ley que cree un programa nacional de búsqueda de orígenes, la ley de Mendoza es la primera reglamentada en todo el país", remarcó.

También insistió en que se universalice el acceso al Banco de Datos Genéticos que, durante el gobierno de Cristina de Kirchner, se restringió solo para aquellas personas nacidas entre 1976 y 1983, lo que deja afuera la posibilidad de encontrar los orígenes biológicos de miles de argentinos.

Respecto a cómo se toma en este contexto la subrogación de vientre, la bogada señaló que "mi postura personal como abogada es pensar siempre los derechos de los niños y las niñas que no piden venir al mundo y tenemos mucha información científica sobre el daño que sufren cuando son desprendidos de la persona que lo gestó. Esto de personas adultas que toman decisiones sobre los niños tampoco hay suficiente regulación que diga, por ejemplo, que les tienen que decir la verdad. Es necesario saber la verdad porque nos determina a lo largo de nuestra vida saber cómo venimos al mundo, siempre nuestra psiquis va a estar plagada de un montón de dudas que los hijos biológicos no tienen".

Esta nota habla de: