El detrás de cámara del chisporroteo entre intendentes y Katopodis

El lujanino del PRO Sebastián Bragagnolo no tuvo los mismos pruritos que los radicales con la visita de Gabriel Katopodis a Mendoza. ¿Qué pasó? Pases de factura y pelea por fondos para poder hacer obras.

Gabriel Katopodis, el hombre de Cristina Kirchner para la Obra Pública y la Infraestructura en el país y que integra el gabinete de Alberto Fernández llegó a Mendoza y una serie de hechos desencadenaron un malentendido que por momentos trepó a la categoría de desaire político, y que luego fue buscando canalizarse por carriles políticos menos críticos

Intendentes radicales, con el presidente partidario, Tadeo García Zalazar a la cabeza, pusieron el grito en el cielo porque los convenios que trajo la amplia delegación porteña no dicen literalmente nada: solo manifestaciones de intenciones.

Ante esto, Tadeo GZ elevó la temperatura al señalar que se trataba de "un acto político" y dijo que no irían al almuerzo. En principio, esta reunión se había programado en Casa de Gobierno, dijo y después la pasaron a un municipio peronista, Maipú.

Quien sí decidió ir fue Sebastián Bragagnolo, el lujanino que es del PRO. Katopodis tiene obras en marcha en Luján que visitarán juntos a las 18, en Chacras de Coria. Lo que pasa es que su comuna es la única de las grandes que brinda por sí los servicios de agua y cloacas, y requiere de una aceitada relación con el Enhosa (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento) para poder hacer obras.

Sin embargo, hay cuestiones de forma que desde temprano complicaron la agenda. "No lo fueron a buscar al aeropuerto", dijeron desde el peronismo. El plantón no tuvo explicación, dijeron, y la ausencia de la senadora Anabel Fernández Sagasti como anfitriona partidaria no se dio porque no la invitaron desde Casa de Gobierno.

Pero intendentes radicales, como Marcelino Iglesias, que mantiene la obra pública activa en algunos casos con recursos nacionales, se sorprendió de la realización del almuerzo de Maipú y solo se cruzó con Katopodis en Casa de Gobierno. "¿Cómo voy a ir a donde no me invitaron?", le dijo a Memo. Y es cierto: todos los jefes comunales solo recibieron un frío mail a último momento de parte de algún empleado de la Nación, pero no cumplió la formalidad que habría cumplido quien realmente hubiese querido asistencia perfecta.

Así las cosas, Katopodis tuvo en su agenda visitar la obra cloacal de Paramillos, en Lavalle (junto a Roberto Righi y Mario Isgro) y a la noche irá a Tunuyán, para revisar obras que financia allí y en San Rafael, junto a Martín Aveiro y Emir Félix.

Más