Los datos que demuestran que nada empobrece más que la inflación

¿Cómo puede subir tanto la pobreza habiendo tanta inversión social? Entre muchos otros misterios por resolver, la inflación y la falta de un abordaje total de la economía, es una respuesta posible.

Importa el gasto social para afrontar la crisis de la pobreza. Sin embargo, cuando la pobreza es sostenida a lo largo del tiempo, no hay planes capaces de bajarla o quebrarla, ni siquiera que puedan soñar con un horizonte positivo siempre que haya inflación.


Políticas sociales: tres datos clave que encontró un estudio que les puso la lupa

En el estudio denominado "Mapa de las Políticas Sociales en la Argentina. Aportes para un sistema de protección social más justo y eficiente", elaborado por Andrés Schipani, Rodrigo Zarazaga y Lara Forlino, y editado por Fundar CIAS, que viene desgranando Memo, dato a dato, se trazan todas ls políticas sociales con los datos a lo largo del tiempo de la pobreza.

Allí surge un mapeo que es incontrastable:

Simplemente puede verse que los momentos en que la pobreza disminuyó coinciden con aquellos en los que la inflación se redujo notoriamente.

Debería alcanzar con ver el gráfico de arriba para comprender el poder empobrecedor que tiene la inflación y enfocar las políticas hacia su control eficaz, en lugar de sumar gastos que solo sostienen el círculo vicioso en el tiempo.

Como puede verse el período 1990 - 1995 ofrece una respuesta: menos inflación, menos pobreza.

Pero hay otro dato: el mayor empleo real registrado entre 2003 y 2010 también le tuerce el brazo a los datos de pobreza.

El informe analizado da cuenta que "desde su punto máximo en 2002 la pobreza ha disminuido pero nunca ha logrado perforar un piso que se ubica en torno al 27/30%". 

Hoy en día se encuentra en niveles dramáticos: 40,6% de los argentinos viven bajo la línea de la pobreza. 


El raro mapa de las personas con invalidez que surge de las pensiones que da el Gobierno

"Si bien la Argentina históricamente ha tenido uno de los niveles de pobreza más bajos de la región, lo cierto es que en las últimas dos décadas ha tenido un desempeño poco destacado en la lucha contra la pobreza en comparación a sus vecinos de América Latina, que han logrado disminuir sus tasas a mayor velocidad"señalan los autores del Mapa.

Agregan que "además, la pobreza no afecta a todos los grupos demográficos por igual. Al analizar su incidencia según grupos de edad, se observa que los niños/as son los más afectados por esta problemática. Según los datos oficiales del INDEC para el primer semestre de 2021, más de la mitad (54,3%) de la población menor de 15 años se encontraban bajo la línea de pobreza. El contraste con la tasa de pobreza entre los adultos mayores (65 años o más) es notable: solo el 13,8% vivían en la pobreza".

Pero a pesar de ese dato concreto, como se indicó en otra nota de Memo, la mayor inversión del Estado no está en los niños, que son los que más lo necesitan, sino en los adultos mayores.

"La inversión en pensiones no contributivas es mayor que todo el resto del gasto social en su conjunto. Esto implica que el gasto destinado a adultos mayores pobres supera ampliamente el gasto dirigido a niños/as pobres: en 2019, por cada peso que el Estado gastaba en asignaciones familiares para niños pobres, gastaba cinco pesos en pensiones para adultos mayores pobres". 

Para el debate informado

Una de las conclusiones del estudio es que "a pesar de que la reducción sistemática de la pobreza sigue siendo una cuenta pendiente de la democracia argentina, la dificultad para alcanzar este objetivo no parece originarse en un gasto público insuficiente en políticas sociales". 

De tal modo, se indica que "por el contrario, la inversión estatal en gasto social contra la pobreza (lo que denominaremos en este trabajo 'ayuda social, directa y urgente') ha aumentado sostenidamente en el tiempo durante los últimos 15 años". 

Entonces, "si bien el aumento del gasto público en planes contra la pobreza coincide con un descenso en los niveles de pobreza hasta 2013, a partir de entonces la tasa de pobreza ha mostrado poca elasticidad respecto a los aumentos en este tipo de gasto público. Más aún, la evolución de la pobreza en Argentina en la última década va a contramano de lo que ha ocurrido en el resto de la región, donde las tasas han venido cayendo de forma sostenida".

Misterios por resolver: ¿Cómo puede subir tanto la pobreza habiendo tanta inversión social? La comparación con los países vecinos

Dice el informe que "para 2018 Argentina es el segundo país que más gasta en protección social: 11% del PBI (solo superado por Brasil, que gasta 12.6%), con 9.56% de pobreza medida en 5,5 dólares diarios. En comparación, Chile y Uruguay gastan 5.8% y 7.3% de su PBI en protección social, respectivamente, y sus niveles de pobreza en 5,5 dólares diarios son de 3,72% y 2,85%, respectivamente. En resumen, Chile y Uruguay gastan entre la mitad y dos tercios respectivamente en protección social en comparación con la Argentina, pero tienen índices de pobreza que representan un tercio de los niveles argentinos. La ubicación de la Argentina con respecto a la recta del Gráfico 23 ilustra este patrón de manera clara: para su nivel de pobreza, la Argentina es un caso atípico en términos de su nivel de gasto en protección social". 

Esta nota habla de: