Educación discontinua

El investigador Alejandro Castro Santander afirma que el nuevo informe de Argentinos por la Educación que hoy publica Memo "Ya no es para debatir: La prestación sostenida y mejorada de la educación, debe posicionarse como prioridad en nuestras agendas familiares y escolares".

Alejandro Castro Santander

La pandemia colocó a nuestras escuelas en una situación muy compleja al modificar dramáticamente sus rutinas educativas. Sin embargo, desafiados ante la necesidad de una continuidad de los trayectos escolares, fuimos aprendiendo y gestionando tiempos y espacios para retomar el permanente desafío de la calidad educativa.


Los hijos de 6 de cada 10 familias perdieron días de clases

Iniciado el año lectivo 2022, ya la reducción de días que se observaba en los calendarios escolares parecía anunciar que los tiempos pueden declamarse, pero no necesariamente concretarse. El tiempo puede ser oro según el ámbito que lo requiere.

Vemos en este nuevo informe de Argentinos por la Educación (leer aquí), que más allá de los imponderables de dentro y fuera del sistema, ese gran esfuerzo para "re-vincular" al que nos comprometimos luego del duelo por los aprendizajes perdidos, muestra una peligrosa discontinuidad que puede llevar no solo a permanecer en pobreza educativa, sino a la desvinculación de muchos de nuestros estudiantes.

Ya no es para debatir: La prestación sostenida y mejorada de la educación, debe posicionarse como prioridad en nuestras agendas familiares y escolares.


Qué educación impulsar: 16 afirmaciones de Jean Michel Blanquer

EL AUTOR.  Alejandro Castro Santander. Director General. Observatorio de la Convivencia Escolar (Universidad Católica de Cuyo).

Esta nota habla de: