#PDexit: En Cambia Mendoza crece la idea del estímulo externo para la salida de los "gansos"

Hay quienes desde adentro de Cambia Mendoza insisten con criticar los modales y gestos de la UCR, pero no quieren darle chances de crecimiento al peronismo y se aguantan, aunque tratan a los conductores del espacio como "kirchneristas asintomáticos". Culpables, responsables y especulaciones en torno a la salida del partido Demócrata. Entre el espanto y la ternura.

Suarez, otrora, en la sede del ex aliado PD.

No hay una centralización en el diálogo entre la Unión Cívica Radical de Mendoza y sus aliados, que van desde la centroizquierda del Partido Socialista y Libres del Sur (con Barrios de Pie incluido) hasta la centroderecha del PRO y la Coalición Cívica de Gutiérrez y Carrió, el Frente Renovador de José María Videla Sáenz, el Partido Demócrata Progresista (PDP) de Josefina Canale, la Unión Popular de Jorge Difonso, el Partido FE y los peronistas pichetistas que trabajan con Daniel Orozco en Las Heras, y que hasta el sábado incluía al viejo y varias veces quebrado Partido Demócrata, que hoy luce una fisura expuesta.

El ministro de Gobierno, Víctor Ibañez, es quien lleva una relación de índole formal, como también la tiene con el resto del arco político. Rodolfo Suarez condujo el espacio frentista como presidente de la UCR cuando era intendente de la Ciudad de Mendoza y fue quien selló personalmente los últimos acuerdos. Tadeo García Zalazar preside el Comité Provincia de la UCR actualmente y mantiene diálogo con los partidos chicos de la alianza. Allí Alfredo Cornejo tiene un rol que ha delegado en la provincia en el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi: es él quien dialoga con los partidos del frente que legisladores, como es el caso del Demócrata, que posee dos, a Mercedes Llano, rebelde y a Guillermo Mosso, frentista, que ingresó como reemplazante de Néstor Parés cuando renunció para asumir en el Tribunal de Cuentas.

En la complejidad de la convivencia han surgido dos reacciones ante la salida del PD, decidida por el Comité Central en un encuentro virtual promovido por un grupo que adhiere a posturas libertarias y que manifestó su adhesión a los principios de los ultras que representan Vox, en España. Ellas fueron:

- Sorpresa y lamento: porque se pierde una pata tradicional, aunque el PD desde hacía rato venía manifestando sus desacuerdos por un manejo que consideraron abusivo de parte del radicalismo de los cargos disponibles en el Gobierno y en los órganos de control.

- Alivio y realineamiento: porque se va un sector quejoso, al que no le parecía bien ninguna apuesta de Cambia Mendoza, como la reforma institucional (aun sin reelecciones, como el PD pedía) o la creación de una banca provincial, tal como lo expresó el dirigente lujanino Roberto Ajo a quien le han delegado la presidencia del partido y primero rechazó la avanzada de quienes querían salir, y ahora oficia de su vocero.

La sombra de Mazzón, la exaltación artificial de supuestos "valores" y la licuadora populista

Por otra parte, los diferentes partidos que integran el espacio que gobierna Mendoza y que se construyó en tiempos de Cornejo, también tienen cosas para decir, aunque prefieren el uso del off the récord, porque no quieren echarle nafta a la chispa. Tres posibles causas:

- La ilusión de la posibilidad de un frente 100% de derecha. Los gansos niegan estar impulsados por algún enviado del peronismo para romper con los radicales en Mendoza. Aducen sintonía total con ideas más a la derecha que las que representan Cambiemos, Juntos por el Cambio y Cambia Mendoza, alineándose con el discurso de Carlos Maslatón, Javier Milei, José Luis Espert o Luis Rosales. Apuestan a "pegarla" debido al impacto que este sector tiene en las redes y en los votantes primerizos y renovar su tradicionalmente antiguo electorado, que se les va muriendo de viejos. Otros partidos nuevos que se han creado por derecha en Mendoza estiman que querrán repetir la experiencia de llevar de candidato a Rosales, quien alguna vez obtuvo el 17% de los votos. Sin embargo, desde el Partido Libertario de Mendoza dicen que Rosales está en el armado de CABA y provincia de Buenos Aires. "Si el PD quiere apoyar al Partido Libertario, bienvenidos. Pero no al revés", le dijo hoy a Memo la presidenta del espacio, la periodista Ana Montes de Oca.

- El centralismo radical. Es Gustavo Gutiérrez quien no necesitó guardar su nombre para ser la voz crítica dentro de Cambia Mendoza. "Cualquier cosa que fortaleza al peronismo resulta al menos inapropiada", le dijo a Memo este lunes. Sin embargo, alertó sobre el "hartazgo" de sectores del frente por un "maltrato radical" hacia los partidos socios. Mercedes Llano, una diputada que se va de Cambia Mendoza, adjetivó bastante más al tratar de "tibios, populistas, funcionales al kirchnerismo" y de ser "funcionales al kirchnerismo" al referirse al gobierno de Suarez. Otros tildaron a la UCR de poseer "un kirchnerismo no sintomático"

- El estímulo externo a romper para que gane otro. Aquí hay un factor sobre no el que hay elementos tangibles que oficien como pruebas de que el peronismo esté alentando de algún modo a los socios de Cornejo y Suarez a romper y hacer ruido. Pero es una teoría a la que suscriben con gestos, palabras o preguntas retóricas la mayor parte de la dirigencia del oficialismo mendocino. 

Desde el PD ahora acusan al gobierno de Suarez de "tibio" y "quieto"

¿Hiere a Cambia Mendoza la salida del PD? Hasta ahora es un raspón que no deja sangre a la vista en el cuerpo de la alianza, pero el show no ha terminado y es precisamente en este punto en donde los radicales creen que radicará el efecto "estimulado" externamente: hacer una batahola de una situación que, si bien estaba cantada, la UCR no quiso admitir que sucedería ya sea por un exceso de amor propio o porque no le interesaba demasiado la continuidad de este lazo en particular.

Ahora, con tantas marcas nuevas partidarias en danza, resta ver cómo se alinearán los espacios políticos que no han anticipado con quiénes "jugarán" electoralmente, como es el caso de Recrear, que mantiene diálogo con Cambia Mendoza aun adhiriendo a los principios liberales que ahora dicen tener los conservadores. Y emergen el MendoExit, con igual cúmulo de ideas a las que se suma su separatismo mendocinista, el Partido Verde que contendrá al divorciado Mario Vadillo de un José Luis Ramón que ya es parte del Frente de Todos y la nueva apuesta de Luis Barrionuevo y Graciela Caamaño para la política mendocina: el partido Tercera Posición.

Esta nota habla de:
Más